Municipalidad de Chillán firma acuerdo interinstitucional de educación con el Instituto Profesional Virginio Gómez

Un convenio de apoyo interinstitucional en materia docente y asistenciales firmaron hoy en la escuela Antonio Machado, ubicada en la localidad de Quinquehua, la Municipalidad de Chillán y el Instituto Profesional Virginio Gómez.

Se trata de un acuerdo para la realización de prácticas profesionales de las alumnas y alumnos de las carreras de dictadas por el Instituto en establecimientos educacionales municipales.

La idea es que los estudiantes complementen la formación teórica, adquirida durante sus años de estudio, a través de la experiencia, con situaciones reales en escuelas y liceos públicos de la comuna.

El Rector del Instituto Virginio Gómez, Doctor René Lagos Cuitiño, señaló que “firmar este convenio de colaboración con el municipio nos permitirá seguir trabajando en conjunto y aportar a los diferentes establecimientos de esta ciudad, ahora capital de la Región de Ñuble”.

El Alcalde de Chillán, Sergio Zarzar Andonie, agradeció a la institución de educación superior, el aporte que han hecho a la región generando carreras atingentes a la realidad de la zona y convenios con escuelas y liceos locales, que van en directo beneficio de los estudiantes.

Regalo para la escuela

Hasta el establecimiento además concurrió el Jefe de Carrera de Construcción, profesores, alumnos y alumnas, para hacer entrega a la escuela anfitriona una casa de muñecas, para el uso de alumnos y alumnas de pre básica del recinto educacional.

Maritza Maureira Cortés, directora de la escuela Antonio Machado, manifestó su alegría con el regalo, indicando que “estamos muy felices, ya que nuestros niños tendrán otro espacio educativo donde podrán  soñar y jugar. Los pequeños ya adaptaron la casita para que fuera un hospital y juegan a ser enfermeros y doctores. Así que muy agradecida del aporte del IP Virginio Gómez, por el apoyo que siempre nos han dado”.

Lagos Cuitiño, igualmente, expresó  su satisfacción con el donativo, pues “aportará a que los niños y niñas puedan construir sueños e inundar su mente de emociones, porque sabemos que eso también aporta al aprendizaje”.